Sin pelos en la boca y con esperanza

En las columnas de opiniones de los periódicos en Guatemala hay muchos escritores que no tienen pelos en la boca para hablar de temas realmente interesantes para todos los guatemaltecos, y que no solo escriben de los temas sino que contagian con sus esperanzas a sus lectores, es importante también ser parte de está acción de estos pocos escritores y escribir realmente de cosas que afectan a nuestra Guatemala. Una de estas personas es Humberto Preti que el pasado sábado habla del caso IGSS como dice el titulo de este post Sin Pelos en la boca, a continuación les dejo el articulo original sacado de la emisión de Prensa Libre del Sábado.



Prensa Libre

Escrito por Humberto Preti

Se necesitan propuestas serias para salir de la pobreza y dejar la demagogia por un lado.
Por: Humberto Preti

Uno de los problemas más serios que afronta nuestra economía es la falta de capacidad de ahorro de los trabajadores guatemaltecos, problema que ya en varios países ha sido solucionado y otros van en vías de mejorar sustancialmente la economía de la clase trabajadora.

El problema radica en que tenemos un monopolio que se llama Instituto Guatemalteco de Seguridad Social, que exclusivamente maneja las pensiones de los trabajadores y no da opción a buscar alternativas más rentables; lejos de ello, podría causar una debacle, pues sus obligaciones van más allá de sus ingresos…

Los fondos que el Gobierno deberá inyectar para cubrir futuras pensiones podrían generar inflación incontrolable, aumento de impuestos y, por consiguiente, reducción del poder adquisitivo, lo que reduciría aún más la posibilidad de los trabajadores de obtener una suma digna para poder vivir al final de su vida productiva, además de crear un desempleo mayor del que ya tenemos.

Varios países sudamericanos, encabezados por Chile, hicieron reformas a sus sistemas de fondos de pensiones; similar reforma ha iniciado México. Con ello, todos los afiliados pueden identificar sus cuentas, los montos que en ellas tienen y saber exactamente el rendimiento que les da su dinero sin crear una carga para el Estado; se fomenta el ahorro, y con ello la inversión y la creación de nuevas empresas productivas financiadas por bancos más sólidos con capacidad de dar créditos de largo plazo, con intereses competitivos a nivel mundial.

Un fondo de pensiones rentable estimula a los informales a integrarse a la economía formal, generando más ingresos y reduciendo el desempleo.

Lamentablemente, en Guatemala no ha sido posible hacer una reforma de este tipo. Cuando ésta se planteó, los primeros en oponerse fueron los sindicatos del IGSS, que quieren mantener el monopolio, por supuesto en perjuicio de los trabajadores.

Ellos más que nadie saben que el sistema actual no llenará las necesidades y en pocos años tendremos un sistema totalmente quebrado, pero como es su costumbre le exigirán al gobierno central que supla lo que ellos manejaron con total ineficiencia.

Ahora tenemos una campaña política en la que, aparte de árboles y piedras pintadas, no vemos una propuesta contundente en los temas más sensitivos para el país, entre ellos implementar un sistema de fondos de pensiones con alternativas diferentes a las que actualmente tenemos, y parece que todos tuvieran miedo de enfrentarse a la retórica ideológica obsoleta de los anquilosados dirigentes sindicales; además hay lógicamente entre los candidatos algunos con ideas estatizantes que quieren que el Estado lo maneje todo y lo controle todo.

El panorama de quiebra de la seguridad social en Guatemala es inminente, los montos que reciben los trabajadores a su retiro son ridículos, apenas les alcanza para subsistir. por lo tanto su capacidad de ahorro es cero.

Los partidos políticos deberán de considerar este tema como prioritario. Desgraciadamente, al ser un tema de largo plazo quizás no verán los frutos durante su período; sencillamente no les interesa. Tengo la leve esperanza de que algunos lo tomen en cuenta.

Sería bueno que estudiaran los resultados que estas reformas han tenido en otros países y se darán cuenta de que la reducción de la pobreza es posible en no muy largo tiempo, como lo han demostrado los chilenos que ya la bajaron al 14 por ciento.

La sociedad guatemalteca está urgida de resultados positivos y que salgamos de este marasmo que nos tiene colocados en las peores posiciones en muchos temas torales que siguen siendo para todos como el cáncer.

Opinen!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *