Belleza de Guatemala

De las bellezas de Guatemala son empañadas por actos de rivalidad y vandalismo entre pueblos, hoy en la mañana ley un articulo en prensa libre donde describe un bello lugar describiendo el encanto del lugar, pero también describe como el encanto se vio empañado por estos actos y como la magia del momento se desvaneció. Les dejo el articulo para que puedan leer por ustedes mismos.

Hace unos días estuve visitando las cuevas de Candelaria, allá por Chisec, Alta Verapaz. Una maravillosa experiencia, tanto por el esplendor natural de las grutas como por las vivencias adicionales encontradas.

Bañarse en una inmensa piscina natural, justo unos metros adentro de la entrada de una enorme caverna, tiene sabor de gloria cuando viene uno sudado y exhausto por la travesía subterránea.

Flotando y acariciado por la suave corriente de agua cristalina, toma uno conciencia del significado del tiempo, de las eras pretéritas de milenios de milenios formando estas maravillas naturales.

Una gota saturada de minerales cayendo durante siglos y hasta milenios ha formado esta imponente estalactita (la que se forma en el techo de las bóvedas) que puedo admirar mientras floto suavemente en el río subterráneo que ahora fluye hacia un claro en donde obsequia su sombra una frondosa arboleda.

Verdaderamente la sensación interna de los que gozan esta experiencia es como estar afuera del tiempo, afuera del reloj, de las citas, de las tensiones y preocupaciones.

Entrada la tarde, refrescados y con un apetito voraz llegamos al ecohotel. Caminamos a través de veredas especialmente diseñadas y jardinizadas a fin de poner en vitrina, para el amante de la naturaleza, una impresionante variedad de plantas y flores tropicales.

El paso es lento: hay que detenerse aquí y allá para absorber todas las impresiones visuales, táctiles y olfativas. Huele a selva y a musgo, a humedad y al lenguaje de la madre naturaleza.

Pensar en el Creador de todo esto es casi inevitable. Los cantos de las aves agregan esa sensación de estar en los alrededores del Paraíso.

Después de una ducha y vestidos con ropa limpia nos dirigimos al comedor, que más que comedor es también sala de estar y punto de reunión. Igual sentido del buen gusto abunda.

Arreglos florales dignos de concurso adornan las mesas. Candelabros encendidos, cristalería muy bien dispuesta. Por allá una marimba de tecomates cuelga decorativamente en un lado del salón.

El rancho es alto y fresco y está circundado por finas maderas cortadas a la mitad. Se huele a caoba y cedro. El resto es espacio abierto y el jardín parece entrar por todos los ángulos.

El administrador nos da la bienvenida y una estudiante francesa, practicante de ecoturismo, nos “canta” el menú: “Camarones a la parrilla flambeados en licor Pastise”, acompañado de pasta, vegetales y pan horneado en casa.

El chef es un muchacho de la aldea vecina que estudió en Francia. Gozó de una beca por un año y desde hace algún tiempo está de regreso. Y es que Daniel Dreux, espeleólogo francés descubridor de las Cuevas de Candelaria en 1974, junto con Sergio Sierra, guatemalteco y propietario del Centro Cultural y Ecoturístico, ven en el ecoturismo un valioso instrumento de desarrollo para los campesinos del lugar.

Pero siento una tensión en la mesa. Daniel Sierra nos explica que un grupo de campesinos de la aldea vecina de Mucbilhá I, a quienes la AID les ayudó a construir su propio ecohotel, quieren ser los únicos en explotar el turismo y han llegado al extremo de tomar medidas de hecho y cerrar el paso al Complejo Candelaria. Esto sucedió mientras estábamos en la gruta.

Esa noche escuchamos disparos y poco a poco la magia acumulada de la experiencia cuasi mística se tornó de pronto gris y oscura. Al día siguiente decidimos partir muy temprano, para no quedar atrapados en medio de este conflicto.

Las autoridades (¿dónde están?) no deben permitir este tipo de medidas de hecho que ponen en peligro la vida y el flujo de turistas. Me cuenta Daniel Mooney que invitó con gastos pagados a tres miembros del Comité de Mucbilhá I para un diálogo y lo mandaron por un tubo.

Medidas de hecho. Suena tan familiar el término.

El link original del articulo es este Prensalibre

2 comentarios sobre “Belleza de Guatemala

  • el 2007/05/22 a las 3:44 pm
    Permalink

    No cabe duda que el egoismo y el nepotismo han copado todas las estructuras de nuestra sociedad,
    una salida viable existe, pero mientras una o ambas partes en conflicto no la busquen seguro, seguiremos escuchando este tio de situaciones

    Respuesta
  • el 2007/05/22 a las 4:27 pm
    Permalink

    @alex-ito Exactamente es lo que yo opino de que sirve ayudar a las comunidades porque mira lo que hacen, dan una mala imagen de Guatemala.

    Realmente eso me saca de onda.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *